religion cristiana y cursos

Búsqueda personalizada
Lecturas
Poesía
Informática
Internet
Cursos
Filosofando
Noticias
Religión cristiana
Juegos
Nota al azar
Links interesantes
Comprar libros

¿Es útil filosofar?

 

Dudar de todo, de nada, o de qué

Autor Javier R. cinacchi en exclusiva para www.javiercinacchi.com.

Anteriormente dije:

“Se tienen en cuenta distintas informaciones y pensamientos de otras personas, incluyendo poetas, religiosos, pensadores, científicos, filósofos, amigos, críticas, etc.” (Javier R. Cinacchi en: Guía de como filosofar).

Lo cual no quiere decir que se las acepte a todas. Uno podría dudar de todo, incluso de que se existe. Aunque personalmente opino que existimos de alguna manera, pero dudo si será siempre así; por lo tanto, se existe y a su vez no. Dicho de otra forma: una existencia limitada, finita (y el mismo criterio tal vez se podría aplicar a otras cosas). Pero el problema sería la tardanza para llegar a una conclusión de dudar en todo. Además de no tener en cuenta lo que otros piensan, uno puede pasar por alto erroneamente, puntos importantes, o incurrir en errores ya corregidos. Imagínate ponerte a pensar de nuevo si la Tierra es redonda o cuadrada.
¿Dudamos o no, en todo lo que la humanidad afirma? Creo que depende de qué tantas ganas se tiene de filosofar, de qué tema se trata, tiempo disponible, qué incluir o no, y ¿capacidad? A lo largo de la  historia se han refutado ideas que se creían verdades absolutas; es más, prácticamente sospecho toda afirmación humana, podría llegarse a refutar de alguna manera o complementar. Es el constante poema épico de la ciencia.

Ejemplo extremo de duda:
Una taza la rompo,
¿La taza dejó de existir como taza?

La mayoría dirá: ¿estás loco? Si la taza está rota, está rota: es una taza rota.

Pero, supongamos que la realidad que percibimos no es la totalidad de la verdad universal.

Para nosotros, una taza rota, es una taza rota. Pero personalmente dejo lugar a la duda de equivocarme, y que tal taza rota en realidad no lo esté (no lo puedo afirmar sin lugar a dudas).

Uno cierra los ojos y piensa en la misma taza rota, no estando rota. ¿Es mentira? Pues no, porque está pensando en eso. En su pensamiento hay una taza rota que en realidad no está rota. (1)

¿Entonces la taza rota está rota, o no está rota?

...y así podríamos seguir dando vueltas con que si la taza rota está totalmente rota o no, o de que forma. Incluso se podría tratar distintas posturas, sobre la explicación de lo real, en el sentido de la realidad externa y del pensamiento. Dudar en ellas, afirmarlas o negarlas.

¿Se puede dudar de todo? Sí.
¿Es beneficioso dudar de todo? No lo sé, sospecho que actualmente lo recomendable es no dudar de todo. Pero personalmente me fue beneficioso dudar de algunas cosas que otros me afirmaban como ciertas, e incluso a veces he llegando a considerar mentira (parcial o total), alguna cosa afirmada como verdad por la mayoría.

Personalmente en lo único que no dudo es de Dios, pero acepto momentáneamente muchas cosas que se suelen afirmar en las distintas ciencias. Sospecho, si dudamos absolutamente todo, no podríamos hacer nada, ni siquiera comprendernos.

También podríamos dudar o no, en mayor o menor medida, según lo que se desea filosofar, o hacer. Por ejemplo, si quiero escribir un texto; no me pongo a dudar de que exista la escritura, escribo.

Por ello lo práctico: Si la taza está rota, no me sirve para prepararme un té en tal taza, un común y corriente té, para un común y corriente humano. Pero esto no quita que en mi vocabulario y pensamiento, con una taza rota puedo tomarme un té; incluso soñar con ello y disfrutar de un rico té en una taza rota, o que lo roto, al mismo tiempo no esté sano en otra dimensión si es que ésta existe, y pueda la humanidad descubrir cosas nuevas.

Te propongo algo: decide la libertad práctica de pensamiento que deseas tener para filosofar, al menos por ahora... si es que no te quieres limitar por una decisión.

-----
(1) ¿Cómo pensar o imaginar una taza rota que no esté rota? ¿Tengo que decir cómo imaginar? ¿qué imagino mal, qué imagino bien? (dudamos de todo o no, queda en ti decidirlo). Por mencionar un ejemplo fácil digo: una taza con la apariencia rota, pero que pese a esto cumple con sus fusiones de taza sana. Otro, [imagina] la taza está rota en frente mio, pero pienso que ella está sana. Tal ser ¿cómo está? ¿según dónde? ¿cuántos “dónde” hay? ¿seguro? Y dejo lugar a la duda de como está o no desde otra perspectiva paralela si es que las hay. La gran pregunta: ¿podemos saber la verdad absoluta de cosas cotidianas?

 

 
 
© Javier R. Cinacchi. Prohibida la reproducción parcial o total. Antes de usar este sitio Web lea: Aclaraciones legales y política de privacidad.